Neymar se doctora metiendo al Barça en semifinales de la Copa

El Barça se clasificó por la puerta grande para las semifinales de la Copa del Rey tras vencer al Atlético (2-3) en un nuevo recital de sus ‘Tres Tenores’. Sobre todo de Neymar, autor de dos de los goles azulgranas

Iniesta, Messi y Neymar, celebrando uno de los goles del Barça

El ‘tridente’ azulgrana –Messi, Neymar y, en menor medida, Suárez– pasó como un vendaval por el Calderón sentenciando una eliminatoria que ya había quedado encarrilada en la ida gracias a un gol de Leo Messi (1-0). El Barça remontó un partido que se le empezó poniendo cuesta arriba muy pronto, y volvió a ganar -por tercera vez en menos de un mes-, a un rival al que no pudo hacer ni cosquillas en toda la pasada campaña. El 2-3 final le permitirá ahora enfrentarse en ‘semis’ al vencedor de la eliminatoria entre el Getafe y el Villarreal, que se disputa este jueves. Los castellonenses parten con un 1-0 favorable de la ida…

El Calderón vivió un partido de fútbol con mayúsculas, de esos que mantienen la atención del espectador desde el primer al último minuto. Porque pasó y hubo absolutamente de todo. Una montaña rusa de goles, acciones insólitas, tensión y emociones que hizo casi imposible darse un respiro. Tanto fue así que, a los 37 segundos de juego, antes siquiera de cumplirse el primer minuto, el Atlético ya había igualado la eliminatoria.

El 1-0 pilló al público del Calderón tomando todavía asiento. Un balonazo largo de Mascherano hacia la media fue interceptado por Siqueira que, adelantándose a Messi, asistió para Torres. Y el ‘Niño’, cogiendo desprevenida a la zaga azulgrana, ‘fusiló’ a Ter Stegen con un trallazo desde la media luna del área.

El Barça salió dormido, y lo pagó caro y muy rápido. El Atlético, en cambio, era pura intensidad y garra. Pero poco a poco los de Luis Enrique se fueron asentando. El susto no pasó a mayores gracias a su demoledora delantera. El 1-1, antes de cumplirse los diez minutos de juego, llevó el sello del ‘tridente’. Messi inició un contragolpe dejando sentado a Mario en el centro del campo, pasó el balón a Suárez y éste, de primera, a Neymar. Y el brasileño, tras internarse en el área, batió a Oblak de chut cruzado. Una contra, tres pases y gol. Un tanto de fútbol directo, más propio del ‘estilo Atlético’ que del Barça.

A partir de ahí, el Atlético fue empleándose cada vez con más dureza. Y quienes más lo sufrieron fueron, cómo no, Messi y Neymar. La movilidad de los dos cracks del Barça llevó de cabeza a los de Simeone. Mario y Raúl García vieron las primeras -y merecidísimas- amarillas. Y empezaron las quejas. Y el recital de errores de Gil Manzano. El colegiado empezó su ‘show’ particular anulando un gol a Neymar por un fuera de juego dudoso, muy justo, después de que el ’11’ culé se quedara solo ante Oblak… tras recibir un espectacular pase de Ter Stegen desde el área azulgrana. Una vez más, el meta alemán volvió a mostrarse impecable con el balón en los pies.

Pero el primer error evidente y realmente grave de Gil Manzano fue la jugada del penalti que propició el 2-1. El árbitro señaló la pena máxima por una falta inexistente de Mascherano a Juanfran… que, para colmo de males, se produjo medio metro fuera del área. El caso es que Gil Manzano la pitó dentro. Y Raúl García aprovechó su ‘regalo’ para marcar desde los once metros (29′).

No fue su último fallo. El colegiado compensó su equivocación anterior al no ver cinco minutos después otro penalti -este sí, merecido- por una mano involuntaria de Jordi Alba al rechazar un trallazo de Griezmann dentro del área barcelonista. Pero del posible 3-1 se pasó en un abrir y cerrar de ojos al 2-2. Rakitic sirvió un córner, Busquets cabeceó con potencia… y Miranda, al intentar despejar, introdujo el esférico en su propia portería (37′).

El Atlético encajó el golpe de muy mala manera. Y perdió definitivamente los nervios. Su impotencia se tradujo en continuas entradas a destiempo, trifulcas, rifirrafes, acciones sin sentido. Demasiada tensión para nada ya que, poco antes del descanso, Neymar sentenció el duelo marcando el 2-3 definitivo. Otra vez tras una contra conducida por Leo Messi, con quien está mostrando un entendimiento excelente. El argentino colgó el balón al segundo palo, y Alba, antes de que saliera, le dejó el gol en bandeja al ’11’ culé.

El buen juego del Barça y, sobre todo, de sus ‘Tres Tenores’, desquició por completo a los de Simeone. Justo antes del descanso, se produjo otro conato de tangana cuando los jugadores de ambos equipos se dirigían al vestuario. Y, ya dentro del túnel, antes de empezar la segunda mitad, Gabi vio su segunda cartulina, dejando a su equipo con diez en la reanudación (la primera fue por protestar el penalti no pitado de Alba).

La roja a Gabi fue la sentencia para un Atlético incapaz de sobreponerse a su mal perder. El Barça no sufrió en ningún momento por el pase en el segundo tiempo. Los de Simeone fueron incapaces de salir de su espiral de nervios -en un ataque de desesperación, Arda Turan llegó incluso a lanzar su bota al linier, viendo sólo la amarilla por ello en el 47′-. Y si no encajaron más goles fue porque a los de Luis Enrique les faltó más tensión y convicción a la hora de culminar sus numerosos ataques. El Atlético apenas puso en aprietos a Ter Stegen con un chut de Cani en el 71′. Y ya en la recta final, Mario Suárez dejó a los suyos con nueve por otra doble amonestación. Triste epílogo para el Atlético… y excelente noticia para el Barça, que se planta en semifinales de Copa tras otra convincente y sólida actuación.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s