¿Ha venido Periscope para quedarse o es una moda pasajera?

Periscope ¿Ha venido Periscope para quedarse o es una moda pasajera?

Desde hace unos días podemos encontrar en el App Store una nueva aplicación que ha causado gran revuelo durante esta semana y parte de la anterior en Twitter. Hablo, claro está, de Periscope. Esta app, que nos permite retransmitir a cualquier usuario de a pie vídeo en directo para todos nuestros seguidores (y cualquiera que quiera meterse en nuestro streaming), ha causado un grandísimo revuelo entre los usuarios de iPhone (única plataforma en la que se ha lanzado la aplicación por el momento).

En parte entiendo la expectación ante un servicio nuevo y que realmente es accesible para una gran parte de los usuarios de dispositivos móviles y que a buen seguro estará disponible en Android dentro de poco, llegando a todavía más gente. Sin embargo, mi postura no es tan entusiasta como la de otros.

Cuando se lanzó la aplicación, quise darle un tiempo para ver su aceptación antes de descargarla, pues tampoco me parecía nada tan revolucionario ni que pudiese cambiar nuestra forma de compartir contenido, como muchos afirmaban. Hace un par de días entré en el App Store dispuesto a probar esta nueva experiencia que tanto parecía gustar y hace apenas unos minutos he realizado mi primer streaming.

Queremos enseñarle al mundo lo que hacemos

Esta es, para mí, la base de la aplicación. Las redes sociales nos han dado un magnífico escaparte al mundo para compartir experiencias, para hablar con gente que tiene gustos afines a nosotros, para que nos hagan saber en forma de likes o seguidores que hay gente a la que le interesa lo que hacemos o decimos. Periscope es exactamente lo mismo, un lugar donde poder enseñar al detalle qué es lo que hacemos en cualquier momento de nuestro día día de forma instantánea y en el que también vemos en tiempo real el número de personas que está visualizando nuestro streaming y los “ me gusta” en forma de corazones. Ese afán de comunicar y ser escuchados es lo que mueve la app.

Banalidad

El gran punto de Periscope, y lo que realmente va a marcar el uso diario que le demos, son las personas a las que seguimos. Personalmente, las personas que sigo en Twitter usan Periscope para retransmitir contenido poco interesante o sin ningún tipo de interés general. En el poco tiempo de vida de Periscope la mayor parte de retransmisiones que he visto son soberanas tonterías que lo único que harán es que perdamos el tiempo. Pero no es problema únicamente de la gente a la que sigo.

La propia app nos muestra los usuarios que están emitiendo en el momento que nosotros estamos dentro, de forma que podemos ver cualquiera de los directos disponibles. Para asegurarme de que no era problema de que mis seguidores tenían una vida aburrida y que realmente el contenido que se emite en Periscope deja bastante que desear, entré en algunos directos al azar. Para que os hagáis una idea, he visto a una americana enseñando la carretera de Sacramento a Los Ángeles, a un inglés enseñando las vistas desde su apartamento, a un holandés comiendo cacahuetes (y afirmando lo mucho que le gustaban los frutos secos) y a unos árabes jugando a un ajedrez gigante en la calle.

Houston, tenemos un problema

periscope1 ¿Ha venido Periscope para quedarse o es una moda pasajera?

Parece claro que el problema no está sólo en la gente a la que sigo, sino que la gran parte de lo que se emite en Periscope a nivel mundial deja bastante que desear (a esto hay que sumarle la calidad de imagen de imagen de las emisiones, que no suele ser precisamente espectacular). Cierto es que la mayor virtud de la aplicación es el ser accesible para todo el mundo y que cualquiera pueda emitir y contar lo que le apetezca, pero al mismo tiempo este es también su mayor problema. Por mucho contenido que se genere, si su calidad es ínfima, de poco nos sirve.

Llegados a este punto, no sabría contestar con certeza a la pregunta que encabeza este artículo. Sí tengo claro que su uso, a día de hoy, sólo es útil en casos muy concretos. Lo que prima ahora es la interacción rápida, algo que convierte a Periscope en una herramienta de comunicación muy potente, pero para que eso funcione hay que tener algo todavía más importante: algo que comunicar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s