‘Los 3 Tenores’ dan el do de pecho en Múnich… ¡y el Barça, a la final de la Champions!

“¡Sí, sí, sí, nos vamos a Berlín!”. El cántico de la afición culé se hizo realidad en Múnich. El FC Barcelona selló su clasificación para la gran final de la Champions League gracias a la inspiración de su triplete atacante. Un par de aguijonazos de ‘Los 3 Tenores’ culés acabaron con las ilusiones de un Bayern que, pese a todo, se llevó el partido

'Los 3 Tenores' dan el do de pecho en Múnich... ¡y el Barça, a la final de la Champions!

El 3-0 de la ida obligaba a los de Pep Guardiola a buscar una proeza a la que nunca, ni siquiera tras el 1-2, renunció. Nunca dio por perdida el Bayern la eliminatoria, y el no bajar los brazos le permitió llevarse el triunfo ante un Allianz Arena entregado. Un consuelo insuficiente, estéril, que no fue desastre para el Barça gracias a la actuación de la considerada por casi todos como la mejor delantera del mundo. Dos goles ‘cocinados’ por Messi, Luis Suárez y Neymar, culminados por este último, bastaron para evitar males mayores ante el férreo conjunto bávaro.

El Bayern, irreductible pese a las bajas de jugadores como Ribéry o Robben, salió dispuesto a comerse el mundo. A darlo todo por estar en la final del próximo 6 de junio en Berlín. Pero ese honor le corresponderá al Barça que, con todo merecimiento, y tras dejar por el camino a otros rivales tan potentes como el PSG o el Manchester City,optará a lograr su quinta Liga de Campeones de la historia, después de las ganadas en 1992, 2006, 2009 y 2011. Su contrincante surgirá de la apasionante semifinal que disputarán este miércoles la Juventus… y el Real Madrid, que parte con desventaja tras el 2-1 de la ida.

El Barça se sobrepuso al ‘infierno’ al que le sometió el Bayern, cuya presión asifixiante le desconcertó en los primeros minutos. La doble parada inicial de Neuer en un contraataque de Rakitic y Luis Suárez (5′) dio paso en un abrir y cerrojos al 1-0. Benatia cabeceó a placerun centro de Xabi Alonso desde la derecha (1-0, 7′). Ter Stegen pudo hacer más para evitarlo… pero luego se resarció con varias intervenciones de mérito.

Pero del clásico ‘patirem’ (“sufriremos”) culé, se pasó en un abrir y cerrar de ojos al éxtasis. Al cuarto de hora, Messi y Suárez iniciaron una contra que Neymar se encargó de culminar a puerta casi vacía (1-1, 15′). Los mismos tres protagonistas que, un cuarto de hora después, y en otra acción similar, fabricaron el 1-2. Sólo cambió el asistente final: Messi, en vez de Suárez. Tanto monta, monta tanto, en una delantera que se entiende con sólo mirarse. El uruguayo dejó luego para la vídeoteca un ‘espuelón’, un ‘sombrero’ de lujo en la media elevando el balón sobre Bernat en un precioso detalle técnico.

Entre medio quedaron un carrusel de paradas de Ter Stegen -a remates de Müller (19′ y 29′), y Lewandowski, en el 26′-; y de Neuer, formidable ante Messi en el 28′. Dos colosos ‘made in Germany’ bajo los palos de ambas porterías.

Aunque el 1-2 obligaba a los de Guardiola a marcar cinco goles en apenas una hora, el Bayern no se arrugó. Nada nuevo si se tienen en cuenta las increíbles remontadas logradas esta misma temporada en este estadio ante el Shakhtar Donetsk y el Oporto.

La buena labor de la delantera culé tuvo su prolongación en la portería, donde a Ter Stegen se le acumuló el trabajo en el 38′ -otra vez Müller-, y el 40′, sacando sobre la línea un chut envenenado de Lewandowski.

Luis Enrique sustituyó en el descanso a Luis Suárez, al parecer por una sobrecarga en los isquiotibiales, y en su lugar entró Pedro. El Barça, confiado, bajó la guardia en la reanudación. Y lo terminó pagando con la derrota.

Lewandowski, protegido aún con una máscara a causa de su doble fractura facial, empató en el 59′ con un certero chut desde la media luna del área, dejando ‘sentado’ a Mascherano en la frontal -algo que no todo el mundo consigue- en la acción del 2-2.

El campeón de Liga alemán se creció, y poco después Müller salvó el honor de los de Guardiola marcando el 3-2 definitivo. También desde la media luna del área, como Lewandowski, que fue por cierto quien le sirvió el pase después de un mal rechace de Piqué.

Pero no hubo males mayores. Por una vez, la derrota -y su mala segunda parte- no fue amarga para el Barça. Porque el botín que le espera ahora puede ser histórico. La final del 6 de junio en Berlín le espera. ¡A por la quinta!.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s