El semáforo de la final Juventus-Barça

El Barça puso el broche de oro a una temporada espectacular, ganando la Champions en Berlín gracias a tres goles de Rakitic, Luis Suárez y Neymar ante la Juventus (3-1)

El semáforo de la final Juventus-Barça

VERDE: PREMIO A UNA GENERACIÓN DE ORO

Xavi Hernández puso el broche de oro a toda una carrera en el Barça -25 años en el club, 17 en el primer equipo- logrando un triplete histórico antes de emprender su aventura en el Al Saad catarí. El capitán, de 35 años, forma parte, junto a Iniesta (30) y Messi (27), de una generación única formada en La Masia y que ha sido capaz de conquistar cuatro Champions League con la camiseta azulgrana. El ‘6’ entró en sustitución de Iniesta a un cuarto de hora del final, y se convirtió así en el futbolista que más encuentros ha disputado en la máxima competición continental. ¿Puede haber una despedida mejor que este ‘triplete’?

AMARILLO: DEMASIADO TRIDENTE PARA BUFFON

A sus 37 años, Gianluigi Buffon se quedará, muy probablemente, sin lograr el único gran título que falta en su palmarés: la Champions League. El veterano portero mantuvo viva a la Juventus con un sinfín de espectaculares paradas a disparos de Messi, Suárez, de Neymar… El Barça le puso a prueba una y otra vez, pero sus reflejos no fueron suficientes para una ‘vecchia signora’ que plantó cara hasta el final. El ‘Tridente de Oro’ dio al traste con el sólido planteamiento táctico de un gran rival.

ROJO: ARBITRAJE PERMISIVO… Y BARRA LIBRE CONTRA MESSI

El lesionado Chiellini ya advirtió en los días previos que Messi no podría marcarle a la Juve un gol como el del Athletic. La Juventus trató de frenar a la estrella del Barça sometiéndole a un marcaje implacable y, en ocasiones, excesivamente duro. El conjunto de Allegri aprovechó la permisividad del árbitro Cuneyt Cakir -muy reticente a mostrar tarjetas- para desplegar su fútbol más contudente y subterráneo, no sólo contra el ’10’, sino contra todo el tridente culé (y si no, que se lo pregunten a Neymar o Suárez). La consigna era clara: frenarles a cualquier precio. Y así fue. Marchisio, Vidal y Pogba, especialmente, se hartaron de dar patadas. Los dos últimos tardaron en ser amonestados pero, al menos, lo fueron antes del descanso: el primero por derribar a Busquets y el segundo, a Leo. El ’10’ no marcó pero su incidencia en el juego fue decisiva.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s